martes, 11 de agosto de 2015

México


Los traductores editoriales mexicanos no están agrupados en ninguna organización. Trabajan para editoriales e instituciones de investigación o universitarias con áreas editoriales. Traducen libros y artículos de todas las disciplinas académicas, y también literatura. Hay traductores empíricos y traductores formados en universidades, y también traducen escritores, académicos y otra gente de letras. 
En cuanto a los contratos, suelen plantear el pago en términos de remuneración por prestación de servicio, no como adelanto de regalías, y no siempre los hay.
Para la publicación de libros traducidos existe actualmente un Programa de Apoyo a la Traducción (conocido como Protrad), administrado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) a través de su Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca). El apoyo de Protrad es para las editoriales, no para los traductores. El monto entregado debe cubrir la producción completa del libro, incluida la remuneración al traductor.

Agradecemos a la colega Lucrecia Orensanz (Círculo de traductores de México) por la información que nos aportó amablemente para redactar este texto sobre la situación mexicana.


Volver al índice de países