jueves, 3 de septiembre de 2015

El proyecto de Ley y las III Jornadas Internacionales del Lenguas Vivas

El proyecto de Ley estuvo muy presente en las III Jornadas Internacionales sobre formación e investigación en lenguas y traducción, que se llevaron a cabo del 26 al 28 de agosto en el IES en Lenguas Vivas “Juan Ramón Fernández” de Buenos Aires.

El miércoles 26, en su conferencia inaugural, “Traducturire: espacios del deseo y la militancia en traducción”, Patricia Willson eligió dos ejemplos para ilustrar su concepción de militancia en la traducción. Uno de ellos fue la traducción voluntaria en contextos de turbulencia o de violencia social y política, como la Primavera árabe o los cinco asesinatos perpetrados recientemente en México. El otro fue nuestro proyecto de Ley. Y llamó de paso a militar por este proyecto que, en sus palabras, “es una Ley que ya debería haber sido sancionada”.

El jueves 27, en el panel de las asociaciones profesionales, Estela Consigli, vicepresidenta de AATI (Asociación Argentina de Traductores e Intérpretes), explicó cuáles son los motivos por los que la Asociación defiende el proyecto de Ley y revisó los artículos más relevantes. En esa misma mesa, también las representantes de ADICA (Asociación de Intérpretes de Conferencia de la Argentina), asociación que apoya el proyecto de Ley, lo mencionaron y destacaron su importancia.

Por la tarde, en el panel donde se presentaron resultados parciales del proyecto que dirige en el Programa de Investigación del Lenguas Vivas, la investigadora, docente y traductora Alejandrina Falcón conectó expresamente un fragmento del pasado traductor de la Argentina (la traducción en el Centro Editor de América Latina, CEAL, en tiempos de la última dictadura) con los debates del presente a través de la pregunta “¿Quién puede traducir?”, nombre que le conferimos a la discusión planteada por algunos sectores en torno al artículo 2 del proyecto.

El viernes por la noche, luego de la Asamblea General Ordinaria que AATI llevó a cabo con acceso irrestricto en el Lenguas Vivas, la Comisión Directiva y los socios presentes dejaron abierto el debate sobre la posibilidad de modificar el estatuto de la Asociación para poder considerar socios activos, y no adherentes como hasta el momento, a los miembros que no poseen un título específico pero acreditan el ejercicio de la profesión. 

Parafraseando el nombre de las III Jornadas, una auténtica resignificación del espacio profesional, a la que no es ajena la actividad que venimos desarrollando desde hace más de dos años.