lunes, 7 de julio de 2014

Nuevas tecnologías: ¿qué propone la ley?

Los traductores no somos ajenos a los cambios, algunos de ellos vertiginosos, que están atravesando el sector editorial y la industria del libro. Las nuevas tecnologías obligan a constantes replanteamientos y a la revisión de modelos de negocio que van quedando obsoletos, y la transmisión de contenidos mediante soportes informáticos es más una realidad que una promesa. Sin embargo, también somos conscientes de que el grueso de la producción y explotación de obras escritas continúa corriendo a cargo de la tradicional edición en papel. Es posible que esta proporción cambie en los años venideros, de modo que conviene estar preparados para que esto no nos tome por sorpresa. El proyecto de Ley propuesto sienta unas bases amplias y permeables a la incorporación de los cambios que la realidad del sector vaya imponiendo, permitiendo tanto la regulación justa y equitativa del modelo actual como la integración de medidas igualmente protectoras de la Traducción y propicias a la explotación de las obras en los soportes y modalidades que coexistan con la edición tradicional o, si fuera el caso, la suplanten. Está en el espíritu de la Ley propuesta que la incorporación de modelos digitales no menoscabe en modo alguno los derechos patrimoniales y morales de los traductores, manteniéndose en todo momento los criterios de proporcionalidad y equitatividad en que la Ley se sustenta.

Adherir